"Aliviar el dolor ajeno", clave de la biografía del futuro beato

Laguna, centro especializado en cuidados paliativos de Madrid, propone a su impulsor como modelo de paciente y de sensibilidad para "arropar" al enfermo

Noticias

El  Hospital Centro de Cuidados Laguna, de Madrid, especializado en la asistencia sanitaria de personas con Alzheimer y de pacientes con necesidades de cuidados paliativos, ha acogido unas jornadas sobre Álvaro del Portillo, inspirador de esta iniciativa centrada en cuidar a miles de personas en los momentos previos a la muerte.

En el acto ha participado Jesús Prieto, catedrático de Patología Médica de la  Universidad de Navarra y médico personal del futuro beato madrileño, que subirá a los altares en Valdebebas el próximo sábado, 27 de septiembre. 

Según él, la biografía de Álvaro del Portillo destaca una prioridad especial, "su preocupación por ayudar a aliviar el dolor ajeno", que se manifestó en obras sociales y asistenciales concretas, como el Centro de Cuidados Laguna, el impulso al  Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) de la Universidad de Navarra, y el desarrollo de centros sanitarios en países pobres, como el Hospital Monkole, en Congo; la Niger Foundation Hospital (Nigeria), o el Centro Rural Illomba, en Costa de Marfil, desde el que se llevan a cabo programas contra la malnutrición infantil y otras campañas de información y formación en salud pública.

Prieto ha destacado la figura de Álvaro del Portillo, aquejado de numerosas dolencias a lo largo de su vida, como modelo de paciente, "que acataba las indicaciones de los médicos con absoluta docilidad, sin que sus dolencias le frenaran a hacer una labor sacerdotal intensa, transmitiendo a su alrededor paz y esperanza".

Laguna, una huella de vida del próximo beato

En la jornada también ha participado Raquel Puerta, especialista en Cuidados Paliativos del Centro Laguna. En su opinión, "la sonrisa amable, el rostro acogedor, la serenidad y la transmisión de paz interior que dispensaba Álvaro del Portillo son elementos fundamentales que he aprendido para mi trabajo con enfermos al final de su vida". 

Puerta ha señalado que "vivimos de las huellas que dejan los santos, y Laguna es una de esas huellas". En su opinión, el trabajo que realiza Laguna en Madrid desde 2002 está "muy en sintonía con lo que nos recomienda a los católicos el Papa Francisco: ir a las periferias, a los que sufren, a los que pasan frío. Y hacerlo con la sensibilidad por arropar a los enfermos que nos ha transmitido Álvaro del Portillo".

El Centro de Cuidados Laguna es un centro asistencial impulsado tras la canonización de  san Josemaría Escrivá de Balaguer, en 2002. Su misión es prestar a las personas con enfermedad avanzada, a los mayores y a sus familias, cuidados de alta calidad de forma eficiente, promoviendo en la sociedad una cultura del cuidado y respeto hacia la dignidad de todas las personas.